¡Bienvenid@!
¿Por qué esta web?
¿Qué es un cap i pota?
What is a Santo Cage Doll?
... ¿ y un capipoter@ ?
Historia y Leyenda
Autores
Colección Rosa Binefa
Otras colecciones privadas
VENTAS/INTERCAMBIOS
Imagineros de hoy
Carmen González
Daniel del Valle
Evelyn Vázquez
Gloria López
Heronilda Colón
Hidelisa Rivera
Isabel Quiñones
Javier Roán
Joan Montero
Miguel A. Tapia
Norma Vega
Ferias y Exposiciones
Publicaciones y Prensa
Bibliografía
Glosario
Enlaces de interés
Contacto
Aviso legal
 


Nació en Valladolid en Septiembre de 1966.   Ya desde muy pequeño sintió una gran afición por el dibujo, el modelado y la talla.

Esta afición se transforma en formación y, en 1988 ingresa en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Valladolid, en la especialidad de Escultura (Técnico de Volumen).  Talla en madera, ebanistería, dibujo artístico, dibujo técnico, modelado, dorado y policromía, fueron algunas de las técnicas y disciplinas que Miguel Ángel desarrolló hasta obtener su Graduación. 

Los estudios académicos, el interés por los oficios artísticos, por las tradiciones y por el arte en particular, fueron los pilares fundamentales en los que Miguel Ángel Tapia se apoyó para cumplir un sueño:  la creación del taller de imaginería “Aquí se hacen Santos”.

Más información sobre su obra completa en :  www.aquisehacensantos.com



Imagen 1. San Pedro.  Paso de «El Prendimiento de Cristo», cuarta imagen.  Cofradía de la Oración del Huerto de Valladolid.   Monasterio del Corpus Christi  (Rvdas. MM. Dominicas), Valladolid.


Imagen tallada en madera de pino y policromada.
Dimensiones:  185 x 55 x 25.

San Pedro, conocido también como Cefas o Simón Pedro, fué un pescador conocido por ser uno de los doce apóstoles discípulos de Jesús de Nazaret.  Es llamado "El príncipe de los Apóstoles".

La Iglesia Católica Romana lo identifica a través de la sucesión apostólica como el primer Papa de la Iglesia, basándose, entre otros argumentos, en las palabras que le dirigió Jesús: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo".

Todos los evangelios mencionan el nombre de Simón.  Jesús se dirige a él siempre así, salvo con una excepción:  Pero él dijo: «Te digo, Pedro: No cantará hoy el gallo antes que hayas negado tres veces que me conoces.»

Conocemos la vida de San Pedro por los datos que de él recoge el Nuevo Testamento,  De acuerdo con la narración evangélica, Pedro era un pescador judío de Galilea.   Ejercía la profesión de pescador junto a su hermano Andrés.

Casi todas las tradiciones e informaciones que tenemos de él son a partir de la llamada de Jesús.  De su vida anterior, tenemos muy poca información.

Pedro fue incorporado como discípulo al principio del ministerio de Jesús.   Los evangelistas sinópticos describen su entrada de manera diferente a como lo hace Juan. Aquí se ven las diferencias entre ambos:  Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dice: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres.» Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.

Simón podría decirse que fue el confesor de Jesús, su discípulo más allegado, y esto, se nota en los evangelios.  Existen muchos pasajes donde vemos a Simón muy cerca de Jesús, por ejemplo: Fue uno de los tres discípulos íntimos que, según la Biblia, fueron testigos de la transfiguracion de Jesús.  Según el relato bíblico fue el primero en reconocer a Jesús como el Mesías esperado. 

Los evangelios recogen también la profecía de Jesús anunciando la traición de Pedro quien lo negaría tres veces consecutivas avergonzándose de ser seguidor de Jesús. Aun cuando la noche de la última cena, Pedro juró no apartarse de Jesús, al ser interrogado por los soldados romanos que lo habían detenido, negó tres veces conocerlo antes del canto del gallo, es decir, antes de que la noche acabase, cumpliéndose así la profecía del Mesías.

En el mismo pasaje, en la cena del señor: Jesús le dijo "y tú, después que hayas vuelto, fortalece a tus hermanos".   En esta tarea encomendada por Jesús a Pedro de fortalecer y servir de apoyo a sus hermanos después de la muerte, ha visto la Iglesia católica otro fundamento para sostener el primado de Pedro sobre los demás Apóstoles.

Tras la resurrección, según lo relata Juan, Jesús resucitado se aparece ante los discípulos y dirigiéndose a Pedro le hace reafirmar tres veces su amor por Él, encargándole la tarea de ser pastor de sus ovejas y apacentar sus corderos.  En este episodio también se basa la Iglesia católica para sustentar su creencia de que San Pedro fue el primer Papa.

Tras la muerte de Jesús, la figura de Pedro es menos precisa.   El evangelio de Mateo vuelve a nombrar a Pedro tras haber éste negado conocer a Jesús.  

Es el primer apóstol que supuestamente obra un milagro público: tras invocar el nombre de Jesús, los cristianos afirman que cura milagrosamente a un hombre a las puertas del templo de Jerusalén.  En otra oportunidad, la Biblia afirma que resucita a una mujer.

Pedro se habría trasladado a Roma mientras Pablo se quedaba en Jerusalén. Allí habría participado en grupos de cristianos ya establecidos en Roma, sin embargo no hay evidencia en los relatos evangélicos.

La tradición católica narra que Pedro acabó sus días en Roma, donde fue obispo, y que allí murió martirizado bajo el mandato de Nerón en el Circo de la colina vaticana, sepultado a poca distancia del lugar de su martirio y que a principios del siglo IV el emperador Constantino I el Grande mandó construir la gran basílica.   Sin embargo, el evangelio de Juan sugiere, en su característico estilo alegórico, que Pedro fue crucificado.

En 1939 el Papa Pío XII ordenó la excavación en los subterráneos del Vaticano para tratar de hallar una respuesta a la tradición que en aquel tiempo se ponía en duda de que el Vaticano era la auténtica tumba del apóstol Pedro. Las excavaciones duraron hasta 1949.

Se encontró una necrópolis que se extendía de oeste a este en paralelo al Circo de Nerón. La necrópolis estaba inundada de tierra, posiblemente por ser la base de la basílica primigenia. Se encontraron cinco monumentos, el más antiguo databa del siglo II. Se incluía una parte de un edificio adosado a un muro revocado en rojo que servía de fondo para el más antiguo de los monumentos.   En una pared lateral que cerraba este pequeño monumento por su parte norte se encontraron unas inscripciones que datan de antes de Constantino.  Una de las inscripciones señalaba "ΠΕΤΡ ΕΝΙ" (inscripción incompleta, en griego, que podría sigunificar "Pedro está aquí" o "Pedro esté en paz").

Debajo del monumento se encontraba una tumba a nivel del suelo cubierta con unas tejas. La tumba estaba vacía, pero alrededor de ella se agolpaban decenas de otras humildes tumbas. Éstas a veces incluso se superponían, o cortaban tumbas anteriores, pero no tocaban la primera de ellas, la que estaba en el centro.  Por la evidencia dada, Pío XII suspendió las excavaciones y anunció que se había encontrado la tumba de Pedro.

En1968 Pablo VI anunció que, según los estudios científicos realizados, había la suficiente certeza de que se habían encontrado los restos del apóstol.Escritos atribuidos a Pedro


Atributos:  Las llaves (recibirás las llaves del cielo y de la tierra) y el gallo (por su negación), el barco (por su profesión) y el libro.  Los papas de la Iglesia católica romana llevan un anillo con la imagen del santo echando las redes al mar, llamado Anillo del Pescador.

La representación convencional de San Pedro lo presenta ya anciano, portando las llaves.   

Ocasionalmente se lo reviste de los atributos de un obispo o de un papa, si bien las tradiciones relativas a éstos no se fijaron hasta mucho más tarde.

Las escenas de su martirio lo presentan por lo general cabeza abajo.



Imagen 2.  Virgen de la Alegría  Paso de «La Virgen de la Alegría», única y principal imagen.
Junta de Cofradías de Semana Santa de Soria
Capilla de la Concatedral de San Pedro,  (junto al Cristo Resucitado), Soria.



Imagen a tamaño natural tallada en pino de Soria y policromada.  Dimensiones:  170 x 65 x 52.

La Virgen de la Alegría es una imagen de vestir de dulce rostro. Anteriormente llevaba en sus manos un librillo, hoy perdido y sustituido por un ramo de flores. En su ajuar destacan la corona y el rostrillo en plata con incrustaciones de piedras preciosas.

Desfila el Domingo de Resurrección cubierta por un manto negro del que es despojada en el momento del encuentro con el Resucitado, dejando ver entonces saya y manto blanco.

El encuentro entre la Madre de Dios y su hijo Resucitado tiene lugar en la Plaza Mayor de la ciudad de Soria. La imagen de El Resucitado sale desde la Concatedral de San Pedro Apóstol al encuentro de la Virgen de la Alegría que lo hace desde la iglesia del Salvador.    

A las 12.00 horas de la mañana, en la Plaza Mayor de Soria, se le retira el manto de luto a la VIRGEN DE LA ALEGRIA.



Ver el apartado Bibliografía (6)