¡Bienvenid@!
¿Por qué esta web?
¿Qué es un cap i pota?
What is a Santo Cage Doll?
... ¿ y un capipoter@ ?
Historia y Leyenda
Santos. Definiciones e historia
Tipos de imágenes religiosas
Evolución de las Imágenes
Los Santos de Olot, Girona
Autores
Colección Rosa Binefa
Otras colecciones privadas
VENTAS/INTERCAMBIOS
Imagineros de hoy
Ferias y Exposiciones
Publicaciones y Prensa
Bibliografía
Glosario
Enlaces de interés
Contacto
Aviso legal
 



En el año 1850, en Olot, había una actividad textil muy importante proveniente de la industria de las indianas. Fruto de esta actividad, encontramos una base artesanal asentada.Para apoyar esta industria, se había fundado la Escuela Pública de Dibujo (impulsada por el Obispo Lorenzana en 1783), que enseñaba a los jóvenes aprendices las artes gráficas de las indianas.

Mas tarde, el artista Joan Carles Panyó, fué director de esta escuela durante muchos años y ejerció una gran influencia sobre numerosos discípulos.Por otra parte, a finales del s.XIX, se vivió un periodo de recuperación religiosa, ya iniciado por Balmes, que hace que la iconografía estuviera muy arraigada a la cultura occidental en general y a la catalana en particular.

Los hermanos Joaquim y Marià Vayreda y Vila, que frecuentaban París con motivo de sus actividades artísticas, asimilaron allí un tipo de iconografía conocida con el nombre de Arte de San Sulpicio, dado que lo desarrollaban buen número de artistas instalados en el barrio parisiense que lleva el nombre del santo. Joaquim Vayreda, junto con el también pintor J. Berga y Boix, llevó a cabo un ensayo técnico destinado a dar ocupación a los alumnos aventajados de la Escuela de Dibujo de Olot, ofreciéndoles la posibilidad de desarrollar profesionalmente su capacidad artística.

Los hermanos Vayreda y el abuelo Berga recogen este legado y lo transforman en una nueva industria: la imaginería religiosa. Los impulsores de El Arte Cristiano aprovecharon todas estas circunstancias y crearon una industria en aquellos momentos novedosa y próspera.

De esta mutua colaboración nació la primera industria de imaginería religiosa, que arraigó acto seguido en la población y constituye actualmente una de sus actividades artesanales más peculiares y conocidas.

En 1880 la sociedad se llamaba "Vayreda, Berga y Cía", que se transformó dos años después en "EL ARTE CRISTIANO". Numerosos artistas, entre los cuales se encuentran escultores de prestigio internacional como Llimona, Blay, Devesa, Ache, Trayte y muchos otros, han pasado por los talleres de esta empresa decana, creando imágenes que han dado prestigio a la marca y han estado también exportadas a varios países de los cinco continentes.



Ver el apartado Bibliografía (5)